Los vecinos de Málaga estamos muy preocupados con la actual situación de la calidad del aire.

Numerosos ensayos clínicos y epidemiológicos han demostrado una correlación directa y muy significativa en la incidencia del cáncer entre la población que vive próxima a las fábricas cementeras e incineradoras.

La protección de la salud y el medio ambiente debe prevalecer sobre los acuerdos voluntarios firmados entre la Administración y la Industria cementera.

La fabrica incineradora.

Desde 2001 la Fábrica de Cementos de La Araña, ubicada en el Este de Málaga, se ha ido transformando paulatinamente en una co-incineradora de residuos peligrosos con un permiso de incineración de 200.000 Toneladas / Año de residuos, y entendemos que se han podido exceder los límites de emisiones de sustancias tóxicas a la atmósfera.

Consideramos que a día de hoy se sigue poniendo en peligro la salud pública, pues creemos que se pueden estar produciendo escapes de gases, vertidos al mar Mediterráneo y emitiendo una cantidad ingente de dioxinas y furanos. Dicha fabrica está en el interior de un núcleo urbano de población en el término municipal de Málaga, ciudad con casi 600.000 habitantes y perteneciente a un área metropolitana con más de 1.100.000 habitantes.

Esta fábrica se localiza a menos de 500 metros de zonas con alta densidad poblacional en cuya proximidad se encuentran ubicados además 5 grandes centros escolares (Instituto el Palo, CEIP Antonio Gutiérrez Mata, Colegio Jorge Guillén, Colegio Platero,  Instituto Miguel Hernández).